dilluns, 23 de març de 2009

Caçant

Potser és desesperat. Cal reconèixer la sinceritat i l'enginy, però.

diumenge, 22 de març de 2009

"L'Ànna-c"

Som uns bèsties...

dijous, 19 de març de 2009

Els cucs

Homenatge a Gabriel Ferrater

divendres, 6 de març de 2009

Autoretrat

"Què es pot tenir en una milmilionèsima de segon? En una milmilionèsima de segon es pot tenir un record. Es pot tenir un record trist. En una milmilionèsima de segon es pot tenir una revelació: mentre neda sota les aigües del Mediterrani, l'Enric Sanoi descobreix que dedica el seu temps lliure al submarinisme perquè és un fracassat. És, en efecte, un dels grans artistes de la mediocritat humana"
Albert Sánchez-Piñol

dijous, 5 de març de 2009

Cels de Seattle

Ja és aquí!

dimecres, 4 de març de 2009

Des del pont

S'acosta tempesta

dilluns, 2 de març de 2009

Sóc idiota



Hay que ser realmente idiota para...

(...) Pero muchos me han dicho que mi entusiasmo es una prueba de inmadurez (quieren decir que soy idiota, pero eligen las palabras) y que no es posible entusiasmarse así por una tela de araña que brilla al sol, puesto que si uno incurre en semejantes excesos por una tela de araña llena de rocío, ¿qué va a dejar para la noche en que den King Lear? A mí eso me sorprende un poco, porque en realidad el entusiasmo no es una cosa que se gaste cuando uno es realmente idiota, se gasta cuando uno es inteligente y tiene sentido de los valores y de la historicidad de las cosas, y por eso aunque yo corra de un lado a otro del Bois de Boulogne para ver mejor el pato, eso no me impedirá esa
misma noche dar enormes saltos de entusiasmo si me gusta como canta Fischer Dieskau. Ahora que lo pienso la idiotez debe ser eso: poder entusiasmarse todo el tiempo por cualquier cosa que a uno le guste, sin que un dibujito en una pared tenga que verse menoscabado por el recuerdo de los frescos de Giotto en Padua. La idiotez debe ser una especie de presencia y recomienzo constante: ahora me gusta esta piedrita amarilla, ahora me gusta "L'année dernière à Marienbad", ahora me gustas tú, ratita, ahora me gusta esa increíble locomotora bufando en la Gare de Lyon, ahora me gusta ese cartel arrancado y sucio. Ahora me gusta, me gusta tanto, ahora soy yo, reincidentemente yo, el idiota perfecto en su idiotez que no sabe que es idiota y goza perdido en su goce, hasta que la primera frase inteligente lo devuelva a la conciencia de su idiotez y lo haga buscar presuroso un cigarrillo con manos torpes, mirando al suelo, comprendiendo y a veces aceptando porque también un idiota tiene que vivir, claro que hasta otro pato u otro cartel, y así siempre.
Julio Cortázar

diumenge, 1 de març de 2009

Tavern


El nou bar Ramon